La concesión y la privatización son dos modelos ampliamente utilizados para viabilizar financieramente grandes obras de interés público que involucran proyectos de ingeniería.

La privatización puede definirse como la venta de empresas estatales o cualquier activo u organismo público al sector privado. Por lo general, estas transacciones se realizan a través de subastas. Además de generar ingresos para el Estado, otra ventaja de la privatización es la mejora en la calidad del servicio, ya que la empresa ganadora suele tener mucha más experiencia que el gobierno en el negocio principal privatizado.

En la concesión, el gobierno (municipal, estatal o federal) transfiere a terceros (generalmente una empresa privada) el derecho legal de explotar un bien público por un período determinado. De esta forma, el concesionario tiene los derechos administrativos y el usufructo de los beneficios, incluidos los económicos, derivados de ese bien.

Similar a lo que sucede con la privatización, el proceso de concesión es una alternativa que mejora la calidad del servicio prestado, especialmente en áreas donde el gobierno no prioriza las inversiones.

Para que la privatización o concesión se lleve a cabo de la mejor manera posible, generando ganancias para la sociedad, el gobierno y el sector privado, es necesario contar con un modelo muy bien estructurado, con un contrato detallado que especifique todos los ítems de la obra.

Con más de 60 años de experiencia en gestión y ejecución de obras, Sondotécnica ofrece modelos de privatización y concesión.

Comparta!

Enviar un mensaje

¡Quiero hablar de mi proyecto!

Transporte Saneamiento Industria Alojamiento Urbanización Energía Medio Ambiente Riego Otro segmento